provincial

18 AÑOS DE PRISIÓN

Este último miércoles por la noche, Andres Di Césare (26) fue condenado a 18 años de cárcel por el asesinato de Julieta González (21). El Tribunal Penal Colegiado 2 condenó al joven por "homicidio simple", dejando sin probar la relación del joven con la víctima ni el contexto de violencia de género en el que se veía envuelta la situación. Estos dos agravantes lo habrían llevado a cumplir "perpetua", por lo que desde la familia de la mujer están muy desconformes y confirmaron que apelarán.

Los miembros del Tribunal, Jorge Coussirat, Alejandra Rato, y Mauricio Juan, condenaron al acusado considerando que no era un caso de violencia de género, hipótesis que fue rechazada por la defensa y los familiares de Julieta. Tanto la Fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, como la querella, habían pedido en la última audiencia de ayer la pena máxima, debido al contexto de "violencia de género" y la relación de pareja existente.

La Fiscal fue dura contra el condenado: aseguró que tuvo una actitud "perversa", debido a que después de matarla volvió a su casa, limpió la sangre del auto y se fue a comer junto a su familia. Además hizo incapié en las pericias del celular y la computadora del muchacho, donde buscó como "descomponer un cuerpo a la interperie" y "borrar huellas dactilares".

¿El caso?

Julieta desapareció el 21 de septiembre de 2016 tras subirse al auto de Di Césare en Maipú. Una semana después, su cuerpo fue encontrado en las inmediaciones del penal de Almafuerte (Cacheuta) con signos de estrangulación y golpes fuerte en la cabeza. Posteriormente, el hombre con el que mantenía relaciones ocasionales fue detenido. En su auto encontraron rastros de sangre de la muchacha y debajo de las uñas de Julieta rastros de piel del hombre. Además las pericias del celular y la computadora, que aclaró la fiscal, fueron claves.