provincial

SIGUEN LOS TESTIMONIOS

Las reproducciones de las cámaras Gesell de las víctimas del Instituto Próvolo continúan y brindan detalles aberrantes en el juicio de la primera causa por los abusos ocurridos en la institución religiosa. Las víctimas apuntan de lleno contra los curas Horacio Corbacho (59) y Nicola Corradi (83), quienes suman 22 imputaciones por abuso sexual, como así también el ex jardinero Armando Gómez. Además, en casi todos los testimonios no deja de ser mencionada la monja Kumiko Kosaka, por lo que cuando la segunda causa llegue a juicio, las cámaras deberán volver a ser reproducidas.

En este marco, durante la jornada de este miércoles declarará otro ex alumno, quien lo hará como víctima y testigo. Esta vez tendrá una particularidad: el joven lo hará en forma presencial (en vivo) , aunque también en cámara Gesell. Este estará en una sala distinta a la de los imputados. Por su parte, el jueves declarará como testigo otro ex alumno y el viernes no habrá audiencia, debido a que los jueces aprovecharán para hacer una síntesis semanal. Es así que las audiencias se retomarán el lunes próximo.

En la jornada de este último martes, se reprodujo la cámara Gesell de una ex alumna de 20 años, quien ingresó al instituto en 2005 cuando tenía seis años. En su testimonio, acusó directamente a Corbacho de haberla violado en dos ocasiones en el baño de chicas del albergue. Allí, sostuvo que luego de uno de los ataques, la monja Kosaka le colocó pañales para ocultar las heridas que le produjo el vejamen. También contó que Corbacho, Kosaka, Corradi el ex monaguillo Jorge Bordón y el otro ex empleado que estuvo imputado al principio, la golpeaban en diferentes ocasiones.

Otro detalle que brindó la víctima fue sobre el ex empleado declarado inimputable. La joven contó que pudo observarlo penetrando a un perro en el instituto y que en su celular tenía videos de estos hechos, sumado a variados materiales pornográficos.