nacional

ESCALAR EL ACONCAGUA

Mauricio Macri, en el discurso que dio hoy en la Quinta de Olivos, hizo una fuerte autocrítica a sus dichos del lunes y a su gestión del último año y medio.

El presidente reconoció que lo que les pidió a los argentinos "fue muy difícil, fue como trepar el Aconcagua y hoy están agotados, cansados, enojados. Llegar a fin de mes se transformó en una tarea imposible muchas veces". También recordó que en diciembre de 2015 recibió un país que estaba "en el décimo subsuelo, con muchas prioridades y urgencias: desde gente sin agua potable, rutas destrozadas con riesgo de accidentes, millones de familias sin cloacas o viviendo en calle de tierra, zonas donde nadie había hecho nada para que nunca se inunde".

En marzo de 2018, Macri recibió a Julian Weich junto a un grupo de escaladores del Aconcagua. Cuando el conductor comentó que es una de las montañas más difíciles del mundo, el presidente contestó: "Lo más lindo de este mundo es que hay locos para todo".

A 6960,8 metros, Baraja, Corvalán, Weich y Fuentes hacen flamear una remera de Unicef. (Foto Matías Gutiérrez/GENTE)
Baraja, Corvalán, Weich y Fuentes