confesiones

NICOLÁS GIANNOTTI

"EN ESTE DEPORTE NO HAY UN MARADONA O MESSI PORQUE COMPETÍS CONTRA EL AIRE"... "SIEMPRE NECESITÁS DEL OTRO"

por Fabrizio Pizzolatto

Es un apasionado del hockey subacuático. Y a pesar de ser jugador de la categoría elite (mayores) y entrenador de los menores de 24 de la Selección Argentina, prefiere llamarse apasionado porque vive a ese deporte como un estilo de vida, con sus sacrificios y sus valores. Habló con elpodiomendoza.news y nos contó sus expectativas de cara al mundial de la categoría que entrena, que se jugará este mes en Shefield, Inglaterra.

¿En qué consiste el hockey subacuático?

Son dos equipos de 10 personas, 6 adentro del agua y 4 afuera y 3 árbitros, en donde hay que llevar un disco de plomo que se encuentra en la profundidad de una pileta, llevarlo hasta la portería que es una ranura y hacer el tanto. En 2 tiempos de 15'. Se juega sin arquero, hay defensas, centrales y delanteros según la función, y en donde por momentos todos pueden pasar de ataque a defensa. Es un juego muy físico, con mucha resistencia. Se trabaja mucho sobre la amnea, sobre la capacidad pulmonar.

Lo importante del juego es que es un deporte 100% de compañerismo donde ese valor es importante. Vos pensá que mientras estás arriba descansando, que no pueden ser más de 3 o 4 respiraciones, otro está abajo ahogándose y aguantando para no dejar el tejo solo. Lo que te impulsa a bajar, es tu sentimiento de compromiso. Hay que ser solidario y entender que la base del juego es la conexión con el equipo. Por eso siempre digo que en este deporte no puede existir un Maradona o Messi, porque se lucha contra un elemento central que es el aire, y éste no te permite "pasarte a 6 y hacer el gol". Siempre necesitás del otro para sacar una ventaja.

¿Y cómo se entrena?

A paso de tortuga. Primero hay que trabajar mucho la amnea, cuidar mucho al deportista de un posible desmayo. Trabajar sobre eso luego sirve como base. Desde ahí el desarrollo de las capacidades técnicas como el movimiento del disco o las fintas, que se van trabajando en paralelo, pero la adaptación es importantísima. Después tenés la parte táctica que la podes desarrollar hasta fuera del agua para luego volcarlo.

¿Vos creés que el proyecto de la selección es a largo plazo?

El proyecto que hoy vemos está enfocado principalmente en los entrenadores. Estamos en un proceso de capacitación que lleva dos años, para ser específicamente entrenadores de hockey, y poder brindar un entrenamiento exclusivo de esta disciplina. Entiendemos que teniendo buenos entrenadores, después vamos a tener mejores deportistas. Apostar a la inversa sería una falencia. Después iniciamos un proceso de selección de jugadores, en donde se analizan los jugadores que se presentan y a los que se los somete a una serie de pruebas para que nosotros hagamos nuestro análisis y seleccionar.

¿El factor "grupo humano" debe ser central dadas las condiciones del juego?

Totalmente, nos ha pasado de elegir a un jugador por sobre el otro por la ascendencia que tiene en el plantel.

¿Con qué expectativas viajan al mundial juvenil?

En general estamos todos muy parecidos. Es la segunda vez que Argentina presenta divisiones juveniles en un mundial. Nosotros entrenamos en una pileta de 1,50 metros de profundidad o 2 metros como muy raro, y el mundial es a 3,30 metros. Es como pasar de una cancha chica a una de 11. El esquema táctico cambia bastante. No tenemos la expectativa de salir primeros pero si queremos ir subiendo de a poco. El mundial pasado de U24, Argentina, de 10 equipos quedó 8va, siendo su primera vez, eliminando a potencias como EEUU y Canada. Ahora queremos quedar en un promedio más alto que el mundial anterior. Todavía estamos en un proceso de aprendizaje. Y sabemos que ganarle a uno de esos rivales, es ganarle a un país entero y a un equipo que tiene muchísimas más disposiciones que nosotros.

¿Los tres seleccionados llegan en iguales condiciones?

Si, yo creo que si. Por ahí el equipo con mayor desventaja es el femenino U24, ya que lleva muchas chicas de alrededor de 16 o 17 años. En edad y en tamaño físico tiene una desventaja, pero igual tiene un excelente entrenador como Catriel Femenía que seguro va a sacar lo mejor de ellas.

¿Qué los diferencia de las potencias del mundo?

Son varios factores. El principal son las piletas. Ellos entrenan con piletas completamente preparadas para el hockey subacuático. Japón empezó hace dos años con este deporte y ya tiene una pileta con las medidas y el piso de cerámico. Con todo lo que corresponde. Nosotros jugamos donde podemos. No es lo mismo bajar 1.50 metros que 3 metros, es el doble. Otro factor es que nosotros lo vivimos sumamente amateur, tenemos que estudiar, trabajar y entrenar. Lo que da mucha ventaja.

¿Es caro jugarlo?

Para mi no. En las escuelas de Argentina te prestan los equipos. Vos después lo vas pagando y adaptándote a tus necesidades. Te pueden prestar una luneta y el palo y después te lo comprás. Aparte son elementos duraderos, mis aletas las tengo hace tres años. Son muchos materiales pero uno se arma el equipo de a poco.

¿Y acceder a las competiciones internacionales?

Totalmente. Cada dos años se hace un mundial de elite y cada otros dos, uno de juveniles. En mi caso que soy jugador de elite y entrenador de juveniles, se me hace muy complicado y te traba la carrera. Además, el esfuerzo es tanto de uno como de la familia. Pero lo hacemos porque es hermoso. Se ponen en la balanza las cosas ganadas y perdidas y se sigue prefiriendo trabajar todo el año para representar a tu país.

¿Es muy difícil conseguir apoyo, a pesar de representar al país?

Absolutamente. Aparte cuesta conseguir sponsors. Pero te impulsa el amor al deporte y la esperanza de que crezca y nos den apoyo de algún lado. Yo creo que en Argentina, si no sos el mejor, nadie te reconoce algo. Si podemos conseguir algún logro, por ahí se interesan y empiezan a reconocerlo. Es una pena que se gasten millones en fútbol y no en otros deportes que también sacan chicos de la calle.

Y a nivel mundial… ¿Ves algún avance para que sea considerada disciplina olímpica?

El avance que he notado es que de acá a 2 o 3 años, ha crecido casi el doble en cantidad de gente. Y principalmente con inferiores de 10, 12 o 15 años.

¿El hockey subacuático en Mendoza es competitivo?

Si, somos unas de las potencias en el país. Antes existía una Liga Mendocina pero lamentablemente no se pudo continuar. En este momento hay tres equipos y ha habido un cambio de mentalidad, porque antes había más rivalidad, pero entendimos que tenemos que unirnos para crecer y eso ha hecho crecer a Argentina.

¿A nivel local, cómo compiten?

En su momento, decidimos que cada equipo relegara un horario que tenía destinado de pileta, para que se organizaran partidos entre los clubes. Así se empezó a competir entre los equipos locales. El principal motivo es que hay muchos torneos nacionales, más los internacionales y es mucha plata para gastar, por lo que competir regionalmente te foguea y así te preparás de cara a los torneos nacionales.

¿Y en esos campeonatos nacionales, los mendocinos estan en los primeros planos?

Si totalmente. Anfibios tienen podios prácticamente siempre en los nacionales de elite y en juveniles Equal, los dos mejores mendocinos.

Para concluir: ¿Qué se siente representar a tu país?

Es algo único, es imposible describir en palabras lo que uno siente mientras se ve disputando el disco con un contrincante sabiendo que tenes que dejar todo. Te deja de doler el cuerpo, no sentís cansancio, ni nada. Es algo impagable. Por eso he gastado tanto dinero y ya es la tercera vez que hago este proceso.