confesiones

DANIEL IVOSKUS

“LAS FAKE NEWS NO TIENDEN A CAMBIAR OPINIONES, SINO A RADICALIZARLAS”

Por Juliana Argañaraz

.

Daniel Ivoskus es presidente de la Cumbre Mundial Comunicación Política y autor de Mentirosamente. Cómo descubrir y combatir fake news.

¿Por qué hablar ahora de fake news?

En las campañas en el mundo las fake news empiezan a jugar un rol central, están cada vez más presentes en las sociedades, en los gobiernos, con cada vez con más sofisticación. Se vio en Estados Unidos, elecciones en las que fui observador: hubo un sostenimiento de las fake news en campaña y luego también, una vez en el gobierno. En Brasil con Bolsonaro, con WhatsApp como estrella, la distribución de contenido por parte de los ciudadanos y la viralización jugaron un rol predominante.

Es importante hablar de ellas para entender bien cómo se construyen, por qué, cómo operan. Yo siempre digo: “Dime a quién votas y te diré qué fake news crees”, o para defender una posición en la discusión, o para autoengañarse.

¿Las noticias falsas se generan con una intención determinada o son colaterales?

Depende de cada caso, pero a veces un candidato es el que las difunde, o contesta a algo falso solo para instalarlo, o ataca algo que era mentira. Hay un juego bastante complejo en el rol de los medios: antes la pelea era por la primicia, y en esa lucha las verificaciones no eran tan importantes. Ahora la reputación y la credibilidad van a tener más peso. Es preferible ser segundo a querer dar una primicia y equivocarte en el camino.

Pero las noticias falsas no son algo nuevo...

Hace 400 años Maquiavelo decía que para engañar tiene que haber quien se deje engañar. Hay guerras que han estado definidas por fake news. Lo nuevo es la tecnología, que hizo que el impacto sea mayor: ahora usan como vehículo de movilización a ciudadanos comunes. No tienden a cambiar opiniones sino a radicalizar opiniones. 

¿Una situación de grieta es el mejor terreno para que crezcan las fake news?

En escenarios de polarización es más simple porque entran más rápido, se crean sobre preconceptos. Nacen de una pequeña verdad y construyen una gran mentira: a partir de entonces es más fácil.

¿Y cuáles son las consecuencias?

No tiene límites. Miremos lo que pasó en Bariloche: un chico acusado de abuso se suicida y después la denunciante dice que había sido una broma. Y hay casos así en todos lados del mundo. Las noticias falsas se basan en el humor o en la bronca. Son las dos ramas donde es más fácil instalar una fake news, porque generan más ganas de compartir. Esos dos carriles son oportunos en esta proliferación de la mentira.

¿Qué se puede hacer para no ser blanco fácil de las fake news?

Primero: ver quién firma la noticia: quién es el responsable. Ver si salió en otros medios. Muchas veces están en sitios que solamente tienen ese tipo de noticias falsas, o se dedican a subirlas a Facebook y promocionarlas. 

Segundo: no actuar en caliente. Analizar la situación, no replicar por replicar. Cuando uno recibe la noticia, analizar de dónde viene.

¿Es posible desmentirlas?

Hay que saber ser oportuno, manejar los silencios. Más allá de que se salga airoso de una explicación, la fake news siempre deja un antecedente. Puede ser una gran oportunidad para contraatacar, hay que verlo en detalle y analizar cada situación. Yo creo que se puede salir en una posición de liderazgo.