negocios

LAS SEÑALES DEL GOBIERNO

Por Juan Pedro Brandi, consultor asociado Berensztein®

La incertidumbre electoral acompañada por el deterioro económico se conjugan en un peligroso cóctel para los planes reeleccionistas del gobierno. Más allá del debate entre los economistas sobre la utilidad de las últimas medidas económicas, el gobierno buscó «rehacer» una agenda con iniciativas extrañas a sus preferencias. ¿Qué señales intenta dar el gobierno?

Atajar al dólar:

En un país en dónde hasta un nene de tercer grado sigue la cotización de la divisa internacional, el gobierno está obligado a generar certeza en la evolución del dólar. La banda cambiaria no contenía los impulsos de un mercado volátil. El cambio en la política de no intervención del Banco Central pone de manifiesto la necesidad de dar certeza sobre la moneda estadounidense. ¿Se logrará?

Desinflar la inflación:

Tribuneras o no, las medidas de «precios esenciales» y algunos congelamientos de servicios públicos buscan dar alivio a la imparable inflación arribada al 4,7% durante el mes de marzo. La receptividad con que la ciudadanía tomó estas medidas son una manifestación más de lo presente que resulta este problema en la vida cotidiana de las personas.

La economía real:

Al comparar el 2019 contra el 2018 los números prueban una economía fría. Winter is coming. Camiones esperando en el puerto de Rosario producto de una cosecha récord, anuncios de nuevas inversiones en Vaca Muerta, promociones en créditos; todo vale la hora de «adelantar» una distinta cálida foto mientras se espera que el crecimiento real llegue en el trillado segundo semestre. Ni gradualismo ni shock, estas medidas de muy corto aliento apuntan a generar una cierta calma en los próximos 60 días; sosiego necesario mientras se aproxima el original cierre de listas. Serenidad no apta para cardíacos.