mundial

OTRA VEZ UN BOEING

Un Boeing 737 de la empresa Miami Air con 143 pasajeros a bordo cayó a un río luego de un despiste, tras intentar aterrizar en la base naval de Jacksonville, Florida, Estados Unidos.

Afortunadamente, el accidente fue casi milagroso. Solo 21 pasajeros sufrieron lesiones leves y fueron trasladados a un hospital. Cuando salió de la pista, el avión recorrió un corto camino y después terminó en el río Saint Johns. Sin embargo, la zona es de poca profundidad, por lo que el rescate se hizo más sencillo.

El Boeing fue contratado por el Departamento de Defensa estadounidense y partió desde Guantánamo, en Cuba. Según el jefe de la estación naval, Michael Connor, viajaban tanto civiles como militares y resaltó que "es un milagro". Pero no lo es tanto para la compañía de los Boeing, que ya tuvo varios accidentes que obligaron a suspender la flota de los 737 MAX y ahora deberá dar explicaciones de nuevo.

Todos los pasajeros y tripulantes del Boeing 737 salieron ilesos del accidente. (Jacksonville Police)
El día después. El Boeing 737-81Q de Miami Air International, en las aguas del río Saint Johns.