nacional

ABREN CANCHA

Por Lucía Junquera Ramos

Ilustración: Rodrigo Mirra

En la historia de un deporte copado por los varones, tambi√©n fueron invisibilizadas las hinchas; aquellas mujeres comprometidas con la pasi√≥n del club de sus amores, que en cada partido, en la tribuna o frente a la tele, est√°n expectantes por ver ganar a su equipo. 

En un a√Īo en el que¬†las pibas se abrieron cancha en el f√ļtbol, con la¬†profesionalizaci√≥n de la rama femenina, en conjunto a la¬†clasificaci√≥n¬†y performance hist√≥rica de la Selecci√≥n Argentina en el mundial de Francia, es inevitable pensar en el detr√°s de escena que lo hizo posible.¬†

Si hay un movimiento que alza las banderas de este cambio, es el feminismo con su fuerza constitutiva: la organizaci√≥n. Miles de aficionadas que pusieron su pasi√≥n en com√ļn para ya no tener que sobrevivir ‚ÄĒinvisibles‚ÄĒ en un ambiente donde lo que prima es el machismo. Por eso, y con m√°s fuerza que nunca, en los clubes surgieron, o se afianzaron, los colectivos feministas y las √°reas con perspectiva de g√©nero.

LAS MILLONARIAS

River Feminista¬†naci√≥, en principio, como un grupo de amigas y conocidas que eran socias del club. ‚ÄúLa preocupaci√≥n por la falta de perspectiva de g√©nero en River y¬†la brecha existente entre los cambios que est√°n aconteciendo a nivel social con el movimiento de mujeres desde 2015 y lo que sucede en el mundo del f√ļtbol¬†nos llev√≥ a juntarnos hace casi un a√Īo y comenzar con acciones e iniciativas para concientizar al p√ļblico en general‚ÄĚ, cuenta B√°rbara Barisch (35), referente de la organizaci√≥n.¬†

Este colectivo trabaja en actividades que van desde la forma y los talles de las camisetas, hasta el cupo femenino en la dirigencia. Hace unos meses iniciaron una colecta de productos de gesti√≥n menstrual, una propuesta que surgi√≥ en el marco de la ‚ÄúCopa Liberadora‚ÄĚ, un torneo de f√ļtbol 5 organizado con las "colectivas" feministas de Boca Juniors, las Pinchas, el √°rea de G√©nero de Gimnasia y Esgrima La Plata, San Lorenzo, Hurac√°n, V√©lez y Racing. ‚ÄúSabemos que menstruar no es una elecci√≥n, y la crisis econ√≥mica impacta m√°s fuerte en mujeres y cuerpos gestantes, optamos por hacer esta colecta y donar lo recaudado al barrio El Puente de Los Hornos, de La Plata‚ÄĚ, dice B√°rbara.

Aman a River Plate y desean trascender el deporte para ser un ejemplo de club en su funci√≥n social, por eso militan por un espacio ‚Äúdiverso, libre de violencia y para todes‚ÄĚ

LAS XENEIZES 

Un d√≠a de mucho calor a fines del a√Īo pasado, dos hinchas de boca estaban en una tribuna al rayo del sol y decidieron comprarse unos helados palito. ‚ÄúDesde que los pedimos hasta que lo terminamos de tomar, absolutamente todos los hombres que estaban atr√°s nuestro no pararon de hacernos comentarios sobre c√≥mo com√≠amos el helado. Obviamente cuando nos dimos vuelta y preguntamos cu√°l era el problema, ninguno se atrevi√≥ a hacerse cargo‚ÄĚ, cuenta una de ellas.

Ese d√≠a sintieron que hab√≠a que cambiar algo, que el espacio de su pasi√≥n no era un lugar ni seguro ni c√≥modo para ellas; as√≠ que abrieron una cuenta en Instagram@BocaFeminista, para plasmar ‚Äúlas problem√°ticas que sufrimos las mujeres en un ambiente machista como lo es una cancha de f√ļtbol‚ÄĚ, explica Noelia Parrado (31), una de las encargadas de administrarla. A medida que se fueron sumando seguidoras, se dieron cuenta de que el espacio trascend√≠a lo virtual y se pusieron en contacto para trabajar con agrupaciones de otros clubes, pero sobre todo para reforzar la resistencia feminista dentro de Boca.

Desde la Secretar√≠a de la Mujer de la pe√Īa lxs Xeneizes, con sede en La Plata, y con el entusiasmo de ser locales en el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias, se unieron a otras formaciones azul y oro como:¬†Boca es Pueblo, Agrupaci√≥n Nuevo Boca, Bosteras independientes, entre otras. Agustina Morel (22), militante de este espacio, explica: ‚ÄúQueremos nuclearnos. Es nuestra oportunidad para vernos con hinchas de todo el pa√≠s y contagiarnos de este feminismo Xeneize‚ÄĚ. Para eso, crearon un pre encuentro en La Boca, al que asistieron m√°s de 70 hinchas y, asado mediante, armaron un cancionero, pintaron banderas y se organizaron para asistir, todas juntas, al 34¬į Encuentro Nacional de Mujeres, del 12 al 14 de octubre en La Plata.

LAS LOBAS

En junio de 2018, en los bosques platenses, se fund√≥ el √Ārea de G√©nero GELP, ‚Äúun espacio que busca promover la equidad entre los g√©neros y el respeto por las diversidades sexuales en los distintos √°mbitos del Club‚ÄĚ, explican desde la p√°gina oficial. El √°rea surgi√≥ por iniciativa de cuatro socias del club autoconvocadas. Hoy son alrededor de 15 integrantes que trabajan tanto en lo interno de la instituci√≥n, como en lo externo: el v√≠nculo con los y las hinchas y la prensa, por ejemplo.

‚ÄúGimnasia es un club popular que incluye espacios para hacer actividades barriales y nos articulamos con esas propuestas. En nuestra organizaci√≥n feminista interna intentamos ser lo m√°s horizontales posibles, somos un grupo heterog√©neo y trabajamos con empleades, dirigentes, trabajadores del club, deportistas y profes paraimprimir la perspectiva de g√©nero dentro del club y enriquecer la formaci√≥n en, por ejemplo, Educaci√≥n Sexual Integral‚ÄĚ, cuenta Jessica Noguera (29), de la comisi√≥n de prensa dentro del √°rea. 

Pero no todo es color violeta. En √°mbitos en los que, durante a√Īos, las cosas se hicieron siempre de la misma manera, es l√≥gico que existan tensiones cuando el feminismo desembarca. La elecci√≥n de Diego Armando Maradona, acusado en varias oportunidades de violentar mujeres, como Director T√©cnico de ‚ÄúEl Lobo‚ÄĚ, es algo que excede la organizaci√≥n del √°rea de G√©nero y sus principios. ‚ÄúNosotras no tenemos incidencias en este tipo de decisiones. Obviamente cada una tiene sus propias opiniones y contradicciones pero respetamos a todas las personas que opinan de otra manera. No tenemos el term√≥metro de qui√©n es m√°s o menos feminista y tratamos de mantenernos al margen de esa discusi√≥n‚ÄĚ, explica Jessy.  

Para el Encuentro Nacional de Mujeres, el club recibir√° alrededor de 100 personas, por lo que todo su trabajo y energ√≠a hoy est√° concentrado en ‚Äúalojar compa√Īeres, que su estad√≠a sea lo m√°s amena posible y se lleven un buen recuerdo de la ciudad en general y de Gimnasia en particular‚ÄĚ.

LAS QUEMERAS

Desde Parque Patricios, las quemeras no se quedaron afuera del movimiento que se gesta en el pa√≠s y en otros clubes. Vieron la misma necesidad en Hurac√°n y la bola se empez√≥ a correr entre amigas y vecinas. Primero, un grupo de Whatsapp, despu√©s, desbordadas y con las ganas de conocerse las caras y ponerse en marcha, decidieron hacer una primera reuni√≥n en La Quemita, el campo de deportes del club. Ese d√≠a se dividieron, a grandes rasgos, en tres comisiones: Salud y Legales; comisi√≥n de Dise√Īo y de Comunicaci√≥n; y Log√≠stica, para organizar los eventos  y proyectos en los que trabajan.

Autoconvocadas y no reconocidas oficialmente por el club, estas hinchas y socias se dieron cuenta de que es posible un f√ļtbol distinto, crear un espacio libre de violencia machista. ‚ÄúPudimos acercarnos a las jugadoras, brindarles apoyo y hoy por hoy relacionarnos mejor, el contacto directo para alentarlas‚ÄĚ, cuenta Abril St√°bile (21), integrante del colectivo Hurac√°n Feminista. 

LAS CUERVAS 

Quiz√°s el espacio m√°s reciente, pero no por eso menos organizado, es el de San Lorenzo, que naci√≥ despu√©s del 8 de marzo de 2019. Carolina Bidart (26), integrante de la Coordinaci√≥n General, explica: ‚ÄúNuestro proceso fue a la par de la firma de contratos profesionales de nuestras jugadoras. Tenemos la suerte de ser de los clubes m√°s avanzados en esa materia, fuimos el primero en hacerlo y el primero en votar que se incluya el cupo femenino al estatuto‚ÄĚ. Con m√°s de 100 integrantes, se organizan en √°reas de redes, de finanzas, dise√Īo, redacci√≥n y salud.¬†

Si hay algo que prevalece en esta organizaci√≥n, es el acompa√Īamiento, el bancarse mutuamente y abrirse paso en conjunto en el club. Dice Carolina: ‚ÄúToda la vida nos excluyeron porque el patriarcado dice qu√© espacios no nos corresponden. Ahora rompemos con esos moldes. Hay chicas que nunca hab√≠an ido a la cancha que nos escriben para sumarse porque sienten que tienen un grupo de pertenencia. Nos apropiamos de este espacio porque tambi√©n es nuestro, como hinchas, como socias, como deportistas y como trabajadoras de San Lorenzo‚ÄĚ. 

Con m√°s, o menos, reconocimiento ‚Äúoficial‚ÄĚ de los clubes pero con la misma alegr√≠a que la de un c√°ntico en un entretiempo, la euforia de una final ganada y muchas veces tambi√©n, con la bronca de una derrota, ellas construyen, todos los d√≠as, el folclore de un deporte menos hostil y m√°s inclusivo; porque sus convicciones ‚ÄĒlibres de met√°foras‚ÄĒ ruedan en torno a una certeza: el futuro ser√° todo feminista.