mundial

UNA SESIÓN DE RISAS

El pasado 3 de octubre, una sesión poco común se dio en el Parlamento de Dinamarca cuando la primera ministra, Mette Frederiksen, arrancó a las carcajadas y provocó las risas del resto de los miembros.

Frederiksen estaba leyendo un informe sobre el rescate de animales de circo por parte del gobierno danés, quien compró a cuatro elefantes para que pudieran "jubilarse" en paz. Sin embargo, la política del Partido Socialdemócrata no pudo contener las risas cuando relató que también tuvieron que adquirir a un camello llamado Ali, que era el mejor amigo de uno de los elefantes.

El gobierno compró por casi un millón y medio de euros a Ramboline, Lara, Djunga y Jenny y a ellos, tuvo que sumarse Ali. Entre tierna y cómica, la historia llenó de risas sin parar el Parlamento. Cuando la primera ministra recobró la compostura, agradeció a todos los presentes por el apoyo para rescatar y acceder a comprar a los animales de los circos locales.

El Gobierno discutirá a fin de año un nuevo proyecto de ley para prohibir todos los animales de circo.