mundial

ETIOPÍA DE LA PAZ

Ubicado entre los cinco candidatos con más chances, finalmente fue el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, quien se quedó con el Premio Nobel de la Paz tras haber firmado un histórico tratado de paz con su vecina Eritrea, que puso fin a un sangriento conflicto que llevaba 20 años. Un total de 300 candidaturas entre personas y organizaciones se habían presentado para dicho reconocimiento. "A la paz no se llega únicamente gracias a las acciones de una sola persona. Cuando el primer ministro Abiy tendió la mano, el presidente la aceptó y contribuyó a dar forma al proceso de paz" añadieron.

Al anunciarlo como ganador, la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, aseguró que este fue reconocido "por sus esfuerzos para lograr la paz y la cooperación internacional, particularmente por su iniciativa decisiva destinada a resolver el conflicto fronterizo con Eritrea". El premio también busca "expresar un reconocimiento a todos los actores que trabajan por la paz y la reconciliación en Etiopía y en las regiones del este y noreste africanos" agregó la mujer.

La disputa entre Etiopía y Eritrea comenzó en 1998, cinco años después de que el segundo lograra independizarse del primero, y duró hasta 2000. De igual manera, una disputa sobre la línea fronteriza fue lo que provocó prolongar el conflicto hasta 2018. Fue Abiy Ahmed quien puso la buena voluntad para firmar un acuerdo de paz con su par de Eritrea, Isaias Afwerki, comprometiéndose a que su país respestaría todas las fronteras pactadas y devolvería el territorio en disputa.

El líder etíope también se ha destacado por designar a mujeres en distintos roles claves de su gobierno. De los 20 ministerios, la mitad están comandandas por ellas. En este marco, nombró la primera ministra de defensa de la historia del país.

Abiy Ahmed junto al presidente de Eritrea, Isaias Afwerk.