provincial

EUFÓRICO Y CRÍTICO

Alfredo Cornejo estuvo presente luego de la victoria oficialista acompañando a la dupla triunfante de Rodolfo Suárez y Mario Abed, desde el búnker donde celebraron la victoria y expresaron sus primeras sensaciones. El gobernador mendocino no dudó en ocultar su felicidad, como así también en disparar munición gruesa contra el peronismo que llegó en aviones a Mendoza desde distintas provincias en la última semana para intentar darle un empujón a Anabel Fernández Sagasti.

"Quiero agradecer a todos los mendocinos y las mendocinas que nos han dado una muestra de civilidad al tener una votación con alto porcentaje. Nos genera un doble compromiso. Hemos restablecido la autoridad, pero sabemos mejor que nadie que falta mucho por mejorar. Con Suárez somos los mejores que estamos preparados para los tiempos que vienen. El triunfo holgado nos da mucha fueza, orgullo y ánimo. Es un espaldarazo enorme" comenzó el mandatario provincial.

"Tremenda estupidez que no valía la pena de venir con todos los gobernadores a decir cómo los mendocinos tenían que votar" asimiló respecto a la última visita de Alberto Fernández a la provincia. "Prometimos poco y hemos dado más resultados que los que prometimos" redondeó respecto al balance de su gestión.

"El resultado ha sido satisfactorio para nuestro frente. Más del 50% de los mendocinos. La diferencia en Mendoza nunca fue de más de 6 puntos, salvo en 1991. Es un clarísimo gesto de continuidad y satisfacción de gestión, con lo que se ha hecho, con nuestro equipo representado por Rodolfo Suárez" cerró de manera eufórica ante la militancia radical.